Home 5 Causas y tipos 5 ¿Qué es el factor VIII de la coagulación?

¿Qué es el factor VIII de la coagulación?

11 Nov 2020 | Causas y tipos, Lo más leído

En Portal Hemofilia hemos hablado anteriormente acerca de qué es la hemofilia, cuáles son sus síntomas y cómo tratarla. Hoy queremos hacer hincapié en algo mucho más concreto: el factor VIII de la coagulación, cuyo déficit es una de las características claves de los pacientes de hemofilia; y cuyo análisis y suministro ayuda a los profesionales sanitarios a evaluar el correcto proceso de coagulación en la sangre y al tratamiento de esta patología. Te contamos qué es y por qué es necesario su análisis.

¿Qué es el factor VIII de la coagulación?

Un factor de coagulación es aquella proteína que se encuentran en la sangre y que es necesaria para que exista una coagulación normal de la sangre y que el cuerpo produce para evitar el sangrado excesivo. Este coágulo sella las pérdidas de sangre de los vasos sanguíneos causadas por heridas, cortes o raspaduras.

En este proceso de coagulación toman parten las plaquetas (o trombocitos) y los mencionados factores de coagulación. Cuando los vasos sanguíneos sufren de alguna lesión, las plaquetas son las primeras encargadas en sellar la pérdida y reducir el sangrado. Pero para que los coágulos se mantengan estables son necesarios los factores de coagulación.

Estos factores de coagulación son 12 y funcionan todos ellos siguiendo una rigurosa secuencia. Como si de una cadena de producción se tratase, si uno de estos 12 factores de coagulación falla o es defectuoso, la cadena de coagulación se rompe. Esto es precisamente lo que ocurre con los pacientes de hemofilia.

El factor VIII es, junto con el factor IX, una de las piezas claves del último paso en la cadena de coagulación: la creación del tejido que sella la lesión del vaso sanguíneo. El paciente de hemofilia A es aquel que tiene un gen anormal que causa una deficiencia en este factor VIII.

La importancia del análisis del factor VIII

El análisis del factor de coagulación VIII es vital para diagnosticar y controlar el tratamiento de la hemofilia A. Este también se realiza para identificar la razón por la cual se ha obtenido un resultado anormal en las pruebas de coagulación (como por ejemplo el tiempo de protrombina [PT], tiempo de tromboplastina parcial activado [PTT]); o cuando el paciente tiene un familiar que sufre de una afección hematológica. 

El análisis del factor de coagulación VIII se lleva a cabo también para evaluar la llamada “von Willebrand”, una disfunción sanguínea provocada por la pérdida del factor vWF que acompaña siempre al factor VIII.

El análisis se realiza a través de una prueba de tiempo de coagulación. Para ello es necesario primero separar las células sanguíneas del plasma, al cual se le ha quitado el factor VIII. A continuación se compara el tiempo de coagulación de esta mezcla con respecto al tiempo de coagulación del plasma normal.

Si el porcentaje del factor VIII es bajo, señala que el paciente sufre de hemofilia A, independientemente de que esta sea leve o severa. Los niveles bajos pueden significar también la presencia de inhibidores del factor VIII: anticuerpos que ciertos niños con hemofilia grave desarrollan cuando sus cuerpos reaccionan ante la presencia del factor de coagulación, ya que lo toman como una sustancia extraña y crean anticuerpos que bloquean su acción coagulante.

Otros artículos