Home 5 Diagnóstico y tratamientos 5 Nutrición y hemofilia: cómo mantenerse saludable

Nutrición y hemofilia: cómo mantenerse saludable

por | 2 Dic 2020 | Diagnóstico y tratamientos, Lo más leído

Que es aconsejable mantener una dieta saludable es indiscutible. La conciencia nutricional está a la orden del día y cada vez es más fácil encontrar información útil y necesaria para llevar una alimentación equilibrada. Eso sí, si efectivamente hablamos de personas que padecen determinadas enfermedades, la necesidad de mantener una vida saludables es aún mayor. Es el caso de los pacientes de hemofilia: mejorar su alimentación y hacer ejercicio, conlleva mejorar la salud de su sangre. Ello puede conseguirse a base de una buena selección de alimentos a la hora de hacer la compra que, ante todo, estén exentos de azúcar, sodio, conservantes o grasas en exceso. En Portal Hemofilia te hablamos hoy de nutrición y hemofilia: cómo mantenerse saludable. ¡Toma nota!

Mantener el volumen de la sangre y los niveles de hierro

Es vital para los pacientes de hemofilia mantener un volumen de sangre adecuado y una producción regular de glóbulos rojos. En este proceso intervienen muchos nutrientes, entre ellos el hierro, las proteínas, el cobre, las vitaminas C, B12, B6, E y el ácido fólico. Y también el agua, que no se debe omitir nunca.

Por otra parte, durante una hemorragia se pierden considerables cantidades de hierro, por lo que es fundamental reponerlo con alimentos como el hígado, las carnes rojas y de ave, legumbres, granos, pasas de uva, brócoli, legumbres secas o verduras de hoja.

¿Qué alimentos son aconsejables?

Como ya hemos anticipado, ciertas carnes y, sobre todo, las legumbres y granos son fundamentales a la hora de mantener una alimentación saludable y equilibrada en pacientes de hemofilia. Pero ¿cuáles son exactamente los más aconsejables?

  • Granos enteros, frutas y verduras.

Es altamente recomendable aumentar el consumo de hojas verde oscuro y frutas coloridas. Las hojas verde oscuro, por un lado, son consideradas una gran fuente de vitaminas, minerales y fibra; mientras que las frutas esta ayudan a dar saciedad y activar el funcionamiento intestinal. Se recomienda también incluir granos integrales o enteros en la dieta de los pacientes: avena, cebada y trigo, entre otros, y arroz y las pastas de grano entero. Todos son carbohidratos complejos de gran calidad nutricional.

  • Carnes magras y grasas buenas

En lo que respecta a las carnes, es recomendable consumir carnes rojas o de ave de cortes magros. Evitar los guisos con alto contenido en grasa como las salsas y los aderezos llenos calorías. Si igualmente quiere consumirse proteínas, pero evitando la carne, es posible optar por legumbres, nueces y semillas, que además aportan fibra sin grasa ni colesterol. Es posible también incluir grasas “buenas” como las del aceite de oliva y el aguacate.

Alimentos desaconsejados para las personas con hemofilia

Como en toda dieta, es altamente recomendable evitar o eliminar suplementos dietarios y alimentos que pueden ser perjudiciales para el organismo. En el caso de una dieta saludable para pacientes de hemofilia, se recomienda evitar alimentos como el ajo, el jengibre, el gingko biloba y el cardo blanco.

  • Ajo

Si bien es considerado un alimento seguro, ya que puede ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, el colesterol alto y la hipertensión; este también puede generar efectos secundarios como molestias estomacales, dolor de cabeza, fatiga y sobre todo, aumentar el riesgo de hemorragias en los pacientes.

  • Jengibre

El consumo del jengibre suele ser seguro y su uso es recomendable, sobre todo, para evitar las náuseas. No obstante, el jengibre puede llegar a interferir con algunos medicamentos para tratar la densidad de la sangre como la heparina y la warfarina. Este puede conllevar riesgos como alargar el tiempo de coagulación y aumentar también la aparición de hemorragias.

  • Gingko biloba

El gingko biloba, al igual que el jengibre, puede llegar a interferir con medicamentos que actúan sobre la coagulación y aumentar los síntomas producidos por hemorragias. Este puede también llegar a reducir la efectividad de algunas drogas inmunosupresoras y provocar un efecto adverso en el suministro de dispositivos de insulina.

  • Cardo blanco

Por último, pese a que es usado como medicina desde hace más de 2,000 años, en especial para tratar afecciones hepáticas, se ha llegado a demostrar que, a su vez, altera ciertos parámetros hematológicos que disminuyen las plaquetas y aumenta la concentración de glucosa.

Por último: cuidado con los suplementos

A la hora de hablar de nutrición y hemofilia y cómo mantenerse saludable, es muy importante también tener cuidado con los suplementos que tomamos. En el caso de los pacientes de hemofilia, es recomendable a la hora de tomar suplementos de hierro hacerlo una hora antes de las comidas para mejorar la tasa de absorción. Se recomienda también evitar el consumo de antiácidos o antibióticos como tetraciclina o penicilina o derivados antes de la toma de dichos suplementos: o el consumo de bebidas como té o café dentro de la hora siguiente. Esots disminuyen la absorción en un 50 o 60%.

Recordamos también que tomar cualquier suplemento de hierro con leche disminuye su absorción. Y es que la absorción del hierro se optimiza si se combina con alimentos ricos en vitamina C como los cítricos.

Por último, en lo referente a vitaminas, se recomienda a los pacientes de hemofilia evitar los suplementos de vitamina E, ya que pueden aumentar el riesgo de hemorragias.

Otros artículos