Home 5 Causas y tipos 5 El linfoma: el cáncer de sangre más común

El linfoma: el cáncer de sangre más común

por | 16 Sep 2021 | Causas y tipos

Como hablamos de linfoma nos referimos a un tipo de cáncer hematológico producido por la proliferación maligna de linfocitos (células defensivas del sistema inmunitario), que se inicia generalmente en los ganglios linfáticos y que es el tipo de cáncer de sangre más frecuente entre la población. Aunque en España no hay análisis epidemiológicos reglados, la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN) estima que cada año son diagnosticados 10.000 nuevos casos de linfoma; y la edad media de aparición, según la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), es de 60 años. Entre las buenas noticias se encuentra que hasta el 60% de los casos de linfoma se curan. Ayer se celebraba el Día Mundial del Linfoma y en Portal Hemofilia te contamos todo sobre cuáles son sus síntomas, sus tipos y cómo se diagnostica esta enfermedad.

¿Cuántos tipos de linfomas existen?

Según la Organización Mundial de la Salud existen más de 60 tipos de linfoma. La diferencia entre ellos está en el tipo de células inmunes que estén afectadas y en los biomarcadores implicados. Dentro de estos tipos de linfomas podemos separarlos según la siguiente jerarquía:

  • Linfomas de Hodgkin. Representa el 10% de los linfomas que se diagnostican. Es más habitual que se dé entre personas jóvenes (de 15 a 35 años) y más mayores (entre 50 y 70 años). Afortunadamente, la mayoría de los pacientes lograr superarlo.
  • Linfomas No Hodgkin. Constituyen el 90% de los linfomas. Afectan fundamental mente a personas a partir de los 65 años.

Sea del tipo que sea el linfoma, su forma de evolucionar es muy diferente en cada paciente, y esto también permite a los especialistas establecer una distinción entre los linfomas indolentes o los agresivos.

  • Los indolentes (de crecimiento lento). Hay pacientes que sin recibir ningún tipo de tratamiento, viven durante muchos años sin presentar complicaciones. Es más, en algunos casos los especialistas recomiendan no iniciar tratamiento alguno hasta que se desarrollen síntomas.
  • Los linfomas agresivos (que evolucionan rápidamente) y que si no se tratan pueden reducir la esperanza de vida del paciente a pocos meses o semanas. Eso sí, la gran mayoría de los pacientes responden bien al tratamiento, llegando incluso a curarse.

Síntomas del linfoma

Los signos más habituales para identificar que se podría estar desarrollando un posible linfoma son los siguientes:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos (adenopatías) situados en el cuello, las axilas o la ingle.
  • El paciente tiene fiebre alta, por encima de los 38 grados.
  • Exceso de sudoración durante las noches.
  • Pérdida inexplicable de peso. En concreto, que se pierda un 10% en tan sólo 6 meses.
  • Otras manifestaciones locales: adenopatías periféricas, agrandamiento del bazo, etc.

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que surgen los síntomas de alerta, los especialistas pueden determinar que efectivamente podríamos estar ante la aparición de un posible linfoma a través de diferentes pruebas diagnósticas:

  • Exploración de los bultos o adenopatías.
  • Biopsia de los ganglios inflamados.
  • Análisis de sangre.
  • Serologías.
  • Radiografía de tórax.
  • TAC de cuello, tórax, abdomen y pelvis.
  • Tomografía por emisión de positrones (PET).
  • Aspirado y biopsia de médula ósea.

Una vez realizado el diagnóstico, el tratamiento del paciente dependerá efectivamente del tipo de linfoma que padezca y de el estadio en el que se encuentre. Entre las técnicas más utilizadas están:

  • Poliquimioterapia.
  • Anticuerpos monoclonales.
  • Radio-quimioterapia.
  • Trasplante de progenitores hematopoyéticos (trasplante de médula).

El linfoma: el cáncer de sangre más común

Como decíamos al inicio, se estima que cada año son diagnosticados 10.000 nuevos casos de linfoma, el cáncer de sangre más común, según la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN); y que el 60% de los casos terminan curándose. Eso sí, teniendo que tener especial cuidado y atención con la actual crisis sanitaria en la que nos encontramos, ya que en el último congreso de la Asociación Americana de Hematología (ASH), el Grupo Español de Trasplante Hematopoyético (GETH), de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), presentó un estudio que mostraba una mortalidad del 35% en pacientes hematológicos con neumonía por Covid-19.

Otros artículos