Home 5 Diagnóstico y tratamientos 5 Cirugía ortopédica y hemofilia – Segunda Parte

Cirugía ortopédica y hemofilia – Segunda Parte

13 Abr 2021 | Diagnóstico y tratamientos

Hace unas semanas os contábamos en Portal Hemofilia el porqué de la necesidad de la cirugía ortopédica en pacientes de hemofilia. Y es que para tratar las consecuencias de las hemorragias (los grandes y claros síntomas de este trastorno de la sangre); muchas veces es necesaria la intervención quirúrgica. En nuestra primera entrega, te traíamos algunas de las intervenciones quirúrgicas más recurrentes. Hoy queremos ahondar aún más en ellas y por eso te traemos Cirugía ortopédica y hemofilia, Segunda Parte.

Cirugía Ortopédica y hemofilia – Segunda Parte

Como ya avanzábamos en nuestra primera parte, las hemorragias pueden llegar a provocar dolor, rigidez y deformidad. Afortunadamente, con los grandes avances llevados a cabo en el ámbito de la salud, las intervenciones quirúrgicas ahora pueden realizarse de manera segura; permitiendo que los reemplazos articulares totales puedan considerarse una posibilidad para la corrección de articulaciones gravemente afectadas. Aquí recogemos otras de las intervenciones quirúrgicas que pueden llevarse a cabo en pacientes de hemofilia:

Prótesis articulares

En el paciente de hemofilia adulto, las prótesis totales de rodilla y cadera son las intervenciones protésicas más habituales. El dolor y la incapacidad funcional que produce la afectación de estas articulaciones son tan intensos, que requieren artroplastia total. En ocasiones es aconsejable operar dos o tres articulaciones a la vez (dos rodillas o la cadera y una rodilla), con el fin de lograr la adecuada función de los miembros inferiores.

En otras ocasiones es preferible operar primero la articulación más dolorosa y, a continuación, la otra (3-6 meses después). Las prótesis de otras articulaciones (hombros, codos, tobillos) son escasas en la bibliografía mundial sobre la hemofilia, puesto que sus resultados todavía no alcanzan el nivel de satisfacción obtenido en cadera y rodilla.

Fijadores externos de extensión progresiva

Este método implica una intervención quirúrgica para la colocación del fijador, con un postoperatorio muy complejo de cuidados del fijador y de manejo de su dispositivo extensor, para lograr aproximadamente un máximo de 30º en un mes. Posteriormente, se deberá retirar el fijador y colocar una ortesis que permita conservar la extensión ganada, e incluso mejorarla. Este procedimiento logra es una extensión lenta pero progresiva de las partes blandas periarticulares (incluyendo tendones, vasos y nervios).

Neurolisis del nervio cubital

Debido a las intensas deformidades que a veces sufren los pacientes de hemofilia en el codo, el nervio cubital puede verse afectado. Normalmente se detecta de modo precoz en forma de paresia cubital (parestesias y dolor en cuarto y quinto dedos de la mano correspondiente). En esta situación está indicada la intervención quirúrgica denominada neurolisis del nervio cubital; es decir, la liberación de éste del surco epitrócleo-olecraniano en el que está metido. Es una intervención relativamente sencilla con un alto porcentaje de éxitos.

Pseudotumores

Finalmente, debe mencionarse la cirugía de extirpación quirúrgica de los pseudotumores hemofílicos. Aunque algunos pueden ser controlados mediante su vaciado y relleno con injerto óseo esponjoso y/o adhesivo de fibrina 16 , en la mayoría de los casos la mejor solución es su extirpación quirúrgica radical. La embolización arterial preoperatoria puede ser de ayuda en los pseudotumores gigantes de la pelvis.

Estas son otras de las intervenciones quirúrgicas más recurrentes, además de las más recurrentes o habituales ya mencionadas en nuestra primera parte. Mientras tanto, os recomendamos acceder a la página web de La Federación Mundial de Hemofilia, donde podréis ampliar información sobre estos reemplazos articulares.

Otros artículos

¿Qué es la profilaxis?

¿Qué es la profilaxis?

La hemofilia, la enfermedad provocada por la no correcta coagulación de la sangre, es un trastorno complejo. Para tratarla es necesario...

leer más