Home 5 Diagnóstico y tratamientos 5 Cirugía ortopédica y hemofilia – Primera Parte

Cirugía ortopédica y hemofilia – Primera Parte

30 Mar 2021 | Diagnóstico y tratamientos

En sus modalidades graves, las hemofilias A y B, se caracterizan por hemorragias espontáneas en las articulaciones. Esta también es una característica clínica importante en pacientes que padecen la enfermedad de von Willebrand y, ocasionalmente, de las modalidades graves de otras deficiencias de factores de la coagulación. Las articulaciones más comúnmente afectadas son rodillas tobillos y codos. Las consecuencias de las hemorragias recurrentes en una articulación son la sinovitis crónica y la destrucción del cartílago articular y hueso subcondral. Para tratar dichas consecuencias, muchas veces es necesaria la intervención quirúrgica, y en Portal Hemofilia queremos contarte todo sobre ella. Comenzamos hablándote de cirugía ortopédica y hemofilia, Primera Parte.

Cirugía ortopédica y hemofilia – Primera Parte

Las afecciones mencionadas al inicio, provocan dolor, rigidez y deformidad. Síntomas los cuales a su vez resultan en un grave deterioro funcional. Con el advenimiento de la disponibilidad de los concentrados de factor de coagulación, las intervenciones quirúrgicas mayores ahora pueden realizarse de manera segura, permitiendo que los reemplazos articulares totales puedan considerarse una posibilidad para la corrección de articulaciones gravemente afectadas. Te traemos algunas de las intervenciones quirúrgicas más recurrentes:

Punciones articulares (Artrocentesis)

La punción articular suele ser considerada un procedimiento sencillo y que muchas veces puede ser llevado a cabo en una consulta externa o en la cama del paciente.

Sinoviortesis

La sinoviortesis consiste en la inyección intra-articular de una determinada sustancia capaz de disminuir el grado de hipertrofia sinovial, y por tanto el número y la frecuencia de hemartrosis. Hoy en día destacan las sinoviortesis químicas y las sinoviortesis isotópicas o radiosinoviortesis. En general, la eficacia de la sinoviortesis es del 75-80%; y puede ser utilizada desde cualquier edad en la vida del paciente.

Su finalidad fundamental es disminuir el número e intensidad de las hemartrosis, y el daño cartilaginoso que la sangre provocará en la articulación a medio y largo plazo. Tras la sinoviortesis no se precisa tratamiento rehabilitador específico. Tras un período de 24 horas en reposo relativo, los pacientes inician la actividad física regular de forma progresiva.

Desbridamientos articulares (artrolisis)

Se suele utilizar este tipo de cirugía en pacientes jóvenes con artropatía grave de rodilla a los que se considera demasiado jóvenes para la implantación de una prótesis total de rodilla. Consiste en la apertura articular para resecar los osteofitos existentes, extirpar la sinovial y raspar el cartílago articular de los cóndilos femorales, platillos tibiales y rótula.

Es un procedimiento que puede aliviar el dolor articular y las hemorragias durante algunos años, y que retrasa la intervención protésica.

Osteotomías

En ciertas ocasiones, durante la infancia o la vida adulta joven, algunas articulaciones presentan pérdidas de sus ejes normales. Así, es frecuente observar rodillas con actitudes en varo o valgo, dependiendo de cada caso. Algo similar puede ocurrir en el tobillo. Cuando la articulación desalineada es sintomática, el paciente puede necesitar osteotomía de alineación.

Alargamientos tendinosos

Los más frecuentes son el alargamiento en Z del tendón de Aquiles (para corregir el equinismo del pie) y el de los tendones del hueco poplíteo asociado a capsulotomía posterior para las contracturas en flexión de la rodilla. Ambos procedimientos están indicados cuando las contracturas son de grado moderado y tras el fracaso del tratamiento conservador.

Artrodesis

En la actualidad, en hemofilia, únicamente se utiliza la artrodesis en el tobillo. Su indicación es la existencia de una artropatía intensa asociada a dolor y/o incapacidad articular. Su alternativa sería la prótesis de tobillo, pero actualmente dicha técnica no ha demostrado ser superior a la artrodesis (no solo en hemofilia sino en general).

La artrodesis de tobillo requiere una o dos vías de abordaje. Posteriormente, hay que poner y mantener en contacto estas superficies esponjosas de la tibia y el astrágalo.

Estas son algunas de las intervenciones quirúrgicas más recurrentes, las cuales en Portal Hemofilia nos comprometemos complementar con otras intervenciones en una segunda parte. Mientras tanto, os recomendamos acceder a la página web de La Federación Mundial de Hemofilia, donde podréis ampliar información sobre estos reemplazos articulares.

Otros artículos